Altaïr
Altaïr Magazine
Libreria
Distribuidora
Orixà Viajes
 
ALTAÏR MAGAZINE  ·  COLECCIÓN HETERODOXOS  ·  REVISTA ALTAÏR  ·  LIBROS ILUSTRADOS  ·  RYUICHI SAKAMOTO
Magazine  ·  Monográficos  ·  Números Especiales
 
REVISTA ALTAÏR  .  MONOGRÁFICOS  .
 
 
CAMINOS DE SAMARCANDA
La ruta de la Seda en Asia Central

Revista ALTAÏR - Nº 77 - Segunda Época
Mayo
2012
164 páginas


SUMARIO:

EMBARQUE
CORREDOR DE WAKHAN | TURKMENISTÁN | EXPLORACIONES

INTRODUCCIÓN
UNA PLURALIDAD MUY COHERENTE
La región es un aparente zafarrancho lingüístico y cultural.
Sebastian Stride

SAMARCANDA
LA LEGENDARIA CAPITAL DE TIMUR
El caudillo guerrero convirtió la ciudad en el monumental corazón de su imperio.
Pablo Strubell

MAR DE ARAL
UN CATACLISMO SIN PRECEDENTES
El cultivo del algodón secó los ríos y amputó la superficie lacustre.
Germán Aguilar y Eduard Balsebre

VALLE DE FERGANA
EL ÚLTIMO RESPIRO ANTES DE ENCARAR UN VÍA CRUCIS
Las caravanas acumulaban fuerzas y víveres en la región antes de acometer el desierto del Kyzylkum o de remontar los pasos del Pamir y el Tian Shan.
Germán Aguilar y Víctor Molero

BUJARA Y JIVA
ANTIGUOS REINOS ENRIQUECIDOS CON EL COMERCIO
Ambas ciudades-oasis fueron escalas trascendentales en la Ruta de la Seda.
Paco Nadal

MUSEO DE KARAKALPAKIA
OASIS DEL ARTE PROHIBIDO
Expone una fantástica colección de las vanguardias rusa y uzbeka, reunida en una remota ciudad de Asia Central.
Raimon Portell

POLÍTICA
BAJO EL FÉRREO CONTROL DEL GRAN HERMANO
Los autocráticos gobiernos de la región surgieron del desmantelamiento soviético y aún conservan el poder a cualquier precio.
Pere Vilanova

KIRGUISTÁN
NIEVES ETERNAS Y AMPLIOS PASTOS AL FILO DEL CIELO
Es uno de los países más grandiosos y desconocidos que existen, con una presencia notable de pastores seminómadas.
Núria Borràs

ASTANÁ
UNA METRÓPOLI RECIÉN NACIDA
El petróleo y el gas kazajos pagaron la construcción de la nueva capital, levantada como grandioso escaparate del Régimen.
Marc Morte

GEOESTRATEGIA
EL EMBROLLO DEL NUEVO GRAN JUEGO
La reaparición de Rusia y la eclosión china han dinamitado cualquier equilibrio. A ellas se suma el protagonismo de potencias regionales como Irán o Turquía.
Marc Morte

TAYIKISTÁN
MUCHOS DESAFÍOS PARA UN PAÍS AÚN EN MANTILLAS
La pugna entre clanes regionales coexiste con la rivalidad entre ramas del islam y con el tráfico de opio en la zona.
Ricard Altés

GUÍA DE ASIA CENTRAL
Qué conviene saber para moverse por la región.
María Eugenia Casquet


HORIZONTES CERCANOS
VALLE DEL LOIRA
CULTURA Y NATURALEZA
Descubrimiento de un territorio muy espectacular, que aúna monumentalidad y naturaleza en estado puro.
Josep Maria Palau

CUADERNO DE VIAJES
Reportajes, noticias y sugerencias relacionadas con los viajes y con las culturas del mundo.



EDITORIAL:

NACIONES EN BUSCA DE UNA IDENTIDAD

Atesora la magia de los grandes mitos: Tombuctú, Isfahán, Manaos, Mandalay, Ushuaia, Samarcanda… Sus puertas las atravesaron caravanas cargadas con objetos, riquezas, ideas y creencias, que fluyeron entre China y el Mediterráneo a lo largo de siglos. No cuesta imaginar el deleite de aquellos mercaderes después de la penosa travesía del desierto, o de remontar los aterradores pasos del Pamir y del Tian Shan. Pero Samarcanda fue solamente una cuenta en una larga ristra de ciudades que prosperaron al pie de la Ruta de la Seda: Kasgar, Osh, Qoqan, Merv, Mashad, Bagdad… Algunas sucumbieron al tiempo y a la violencia humana, que nos las arrebataron para siempre. Otras, en cambio, resistieron hasta que pudieron restaurarse. Hoy lucen rutilantes: Samarcanda, Bujara, Jiva…

Esa cultura urbana se contrapone a la identidad nómada, ganadera, de otra parte de la población de Asia Central. En unos casos, debida a la avaricia de los páramos de Turkmenistán o Kazajistán. En otros, por la inclemencia de unas montañas que convocan a los pastores cuando llega el verano, pero los expulsan a los valles bajos en cuanto asoma el otoño. No se debe olvidar que Kirguistán y, sobre todo, Tayikistán tienen cumbres que superan los cinco, seis e incluso siete mil metros de altitud.

Esos cuatro países, más Uzbekistán, se vieron abocados a una independencia no deseada en 1991, tras el desplome de la Unión Soviética. Entonces se respetaron las fronteras trazadas entre 1924 y 1936, ignorando cualquier criterio geográfico o cultural. Esas fronteras son un galimatías que envenena la convivencia entre vecinos.

Seguramente los dirigentes rusos que se desprendieron de Asia Central ignoraban los tesoros que hay en su subsuelo: petróleo, gas, uranio, oro… Esas riquezas naturales nutren hoy las arcas de unos regímenes que gestionan sus naciones como si fuesen propiedades privadas, fincas particulares. Algunos erigieron ciudades fastuosas y estrafalarias, como Asjabad o Astaná, creadas para ensalzar al caudillo de turno. Ninguno parece preocupado por el futuro ambiental de unos países que afrontan desafíos ecológicos muy graves, como prueba la pavorosa belleza dejada en el paisaje por el retroceso del mar de Aral.

Agradecemos a Germán Aguilar, Víctor Molero, Marc Morte y Sebastian Stride su generosa ayuda durante la preparación de este número dedicado a Asia Central.
 
Comprar
 
 
 
ALTAÏR EDITORIAL Quien somos | Contacto | Aviso Legal